Otros dulces

Macarons de nubes

Macarons de Nubes
Print Friendly

Hoy os traigo mis primeros macarons!! Después de un par de intentos y mucho investigar por internet y leer libros sobre el tema, me atreví a meterme en la cocina e intentar hacerlos.

La verdad es que estos pequeños dulces son complicados de preparar, requieren tener mucho ojo y sobretodo, práctica. Antes de hornear las conchas, hay que realizar una serie de pasos para preparar  mezclar los ingredientes, que supondrán el éxito o  el fracaso a la hora de hornear.

Empecemos!!

 Macarons de Nubes

Ingredientes

60 gr de claras de huevo (aprox. Dos claras de huevo talla M)

30 gr de azúcar normal

110 g de almendra molida

200 g de azúcar glass

200 ml de nata

100 gr de nubes

sal

Preparación

Para esta primera receta de macarons, he optado por preparar un merengue francés. Se pueden preparar con varios tipos de merengue, como el italiano, pero son más complicados de realizar y para un primer intento, he preferido empezar por lo más sencillo.

Un par de días antes de ponernos a preparar las conchas, debemos poner las claras de huevo en un bol semicerrado dentro del frigorífico. Echad más de la cantidad indicada, ya que debe pesar eso una vez pasado estos dos días, durante los cuales se deshidratarán y pesarán un poco menos.

Un par de horas antes de ponernos a montar las claras, las debemos sacar de la nevera y dejarlas que se pongan a temperatura ambiente.

Montamos las claras sin llegar a punto de nieve completamente. Para ello, le añadimos una pizca de sal que hará la función de estabilizar las claras y que no se vuelvan a licuar después de un tiempo batidas. Cuando estén medio montadas, echaremos el azúcar normal y seguiremos batiendo. El punto exacto de batido se conoce como pico de loro. Es cuando al sacar las varillas, se queda un pico pero no se sostiene, si no que se arquea un poco, cogiendo esa forma de pico de loro. Si las montamos con batidora, recordad que hay que intentar hacerlo a baja o media velocidad como mucho. Mientras más lento sea el montaje, más pequeñas serán las burbujas de aire que incorporemos, y menos problemas tendremos al hornear. Os recomiendo empezar a baja velocidad y cuando estén medio montadas, subir un poco.

Tamizamos la harina y el azúcar glass primero por separado, y pesamos. Nunca debemos pesar los ingredientes antes de tamizar, hay que hacer un primer tamizado antes. Después lo juntamos, y tamizamos la mezcla tres veces más.

Incorporamos la mezcla anterior a las claras montadas con movimientos envolventes y lentos para que no se licue mucho. Lo haremos en tres partes, no incorporando más hasta que la anterior esté totalmente integrada. Si ha grumos al hornear, las conchas no saldrán bien.

Ahora vamos a preparar las conchas. Para ello, cogemos un papel de horno, forramos una placa de horno, y dibujamos círculos de 4 o 5 cm de diámetro. Existen moldes de silicona que vienen ya con los círculos marcardos.  Aparte, preparamos una manga pastelera con una boquilla lisa tipo la 12 de Wilton y la rellenamos con la mezcla. Por último, rellenamos los círculos anteriores con la ayuda de la manga. Antes de hornear, debemos dejar las conchas secando durante una hora. De esta forma, al hornear, subirán pero la superficie se mantendrá lisa y sin romper que es uno de los aspectos más llamativos de los macarons.

El horneado también tiene su truco. No os creáis que ya está todo hecho!!! Se precalienta el horno a 140 grados y no usaremos aire. Metemos la bandeja al horno siempre a una altura po debajo de la mitad del horno para evitar que se doren, y hornearemos entre 12 y 15 minutos, dependiendo del horno. Aquí está como os dije el prueba  y acierto, ya que un exceso de horneado puede secar las conchas y que salgan huecas.

Una vez pasado este tiempo, lo sacamos del horno y dejamos que enfríen las conchas completamente antes de empezar a manipularlas para evitar que se rompan o quiebren. Si están frías y bien horneadas, deberían soltarse solas del papel. En los moldes de silicona esto es especialmente importante porque se pegan más.

Y ahora toca esperar de nuevo!! Antes de rellenarlas, se recomienda dejarlas 24 horas en el frigorífico metidas en un tupper hermético para que terminen de asentarse.

El relleno que he elegido en este caso no es el típico. Se trata de un relleno de nubes de algodón. La preparación es más sencilla (sí, por fin algo sencillo jejeje) calentaremos la nata a fuego lento, y justo cuando empiece a hervir, agregaremos las nubes de algodón picadas y le daremos vueltas hasta que se disuelva completamente. Si queréis darle un color más rosa, podéis darle a la mezcla una gotita de colorante en gel rosa, yo lo hice!! Ahora tenemos que dejar que se enfríe completamente. Primero dejad que se ponga a temperatura ambiente, y luego lo metéis al frigorífico. Mientras enfría dejadlo también en un tupper hermético o en un bol tapado. Cada hora, debéis removerlo para que se mezcle porque se pueden separar ingredientes. Os aseguro que al final queda una masa de una buena consistencia pero necesita bastante tiempo de horneado. Os recomiendo que lo preparéis la mañana antes de montar los macarons o, la noche antes.

Y ya está!! Ahora lo fácil, el montaje. Para ello, cogemos dos conchas  y ponemos un poco de la crema de nubes. Podemos ayudarnos con un biberón de los típicos que se usan para galletas e incluso con una boquilla de estrella y una manga pastelera.

Bueno y ya tenemos los macarons! Para decorar yo elegí espolvorear algo de colorante en polvo rosa por encima, y poner unas micronubes que podéis encontrar en cualquier tienda de repostería especializada.

Cómo veis fue todo un reto!!!!